La misa del Peregrino

Portada » Consejos » La misa del Peregrino

La Misa del Peregrino se celebra todos los días a las 12 de la mañana en el Monasterio de Santo Toribio.

Es una experiencia que merece la pena vivir el completar el Camino Lebaniego. Independientemente de tus creencias religiosas, la misa forma parte de la tradición e historia del Camino. Es una oportunidad para que los peregrinos den gracias por haber completado su recorrido y para que reflexionen sobre la experiencia espiritual, física, humana y de contacto con la naturaleza vivida en el camino.

La Misa del Peregrino tiene lugar en la Iglesia del Monasterio de Santo Toribio de Liébana, que alberga el Lignum Crucis, el fragmento más grande que se conserva de la cruz en la que Jesús fue crucificado. Este lugar sagrado tiene una profunda importancia para los peregrinos que buscan una conexión espiritual con su fe y con la historia del cristianismo.

Durante la Misa del Peregrino, los peregrinos tienen la oportunidad de realizar la tradicional bendición del peregrino, donde se invoca la protección divina para aquellos que han completado el camino y se les desea un viaje seguro de regreso a casa.

La Misa del Peregrino es un momento de celebración, gratitud y comunidad para aquellos que han completado un viaje espiritual siguiendo el Camino Lebaniego.

Te recomendamos, además de participar en la Misa del Peregrino, disfrutar de la visita guiada del Monasterio que realiza Marga Pereda —sin lugar a dudas, una de las personas que mejor conoce la historia de este lugar—.

Más información
Contenido relacionado

La patrulla de la Guardia Civil del Camino

La puerta del Perdón y ganar la credencial