Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Portada » Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Situado en el corazón del valle de Liébana, el Monasterio de Santo Toribio de Liébana se erige como un testigo silencioso de siglos de historia y devoción.

Su legado se remonta al siglo VI, cuando Toribio, obispo de Astorga, se retiró junto con algunos de sus seguidores para seguir  la regla benedictina —la famosa ora et labora— trayendo consigo una reliquia sagrada que cambiaría el destino del monasterio. Es uno de los más antiguos de España y meta del Camino Lebaniego. 

La primera referencia que se tiene de él data de 1125, aunque entonces recibía el nombre de monasterio de Turieno. Su fundación es atribuida a un obispo de Palencia del siglo VI llamado Toribio.

En un primer momento, fue consagrado a San Martín de Turieno, para cambiar posteriormente a Toribio, un obispo de Astorga cuyo cuerpo fue trasladado al monasterio en compañía de algunas reliquias traídas de Tierra Santa, entre las que se encontraba el Lignum Crucis, el que la Iglesia Católica reconoce como el trozo más grande de la cruz de Cristo que aún se conserva, una reliquia que convirtió al monasterio en uno de los lugares santos del cristianismo con privilegio de celebrar Año Santo junto con Jerusalén, Roma, Santiago de Compostela y Caravaca de la Cruz, desde que en 1512 se lo permitiese el papa Julio II mediante bula.

El monasterio de Santo Toribio también se convirtió en lugar de paso casi obligatorio para los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela por el Camino del Norte, quienes después de visitar el cenobio lebaniego retomaban el camino de la costa o enlazaban con el Camino Francés por el llamado Camino Vadiniense. A estos peregrinos se le conocía como crucenos o cruceros.

Durante el año Jubilar, todos los días, a las 12 de la mañana, se celebra la misa del peregrino.

Monasterio de Santo Toribio de Liébana, Camino Lebaniego
Monasterio de Santo Toribio de Liébana meta final del Camino Lebaniego.
Más información
Contenido relacionado

Transporte de mochilas

Pagar en los albergues