Camino Leonés

Portada » Otros Caminos » Camino Leonés

Ruta leonesa, prueba de la estrecha relación entre Liébana y León, de cuya diócesis ha dependido hasta 1956. Desde Potes se continúa por Tudes y Villaverde para pasar a León por el puerto de San Glorio y llegar a Portilla de la Reina.

En realidad esta ruta es una variante del Camino Vadiniense que ahorra la larga vuelta por Fuentedé y el puerto de Pandetrave atajando por el puerto de San Glorio, lo que supone una decena de kilómetros menos. No hay evidencias históricas de que este puerto fuera utilizado por los peregrinos medievales que, desde Santo Toribio, marcharan al encuentro del Camino Francés, pero la estratégica situación de este puerto, clave en la comunicación entre Liébana y el reino de León —al que pertenecía la comarca cántabra durante la Alta Edad Media— induce a pensar que así fue. A favor de esta hipótesis juega la existencia, muy cerca del alcornocal de Tolibes —el más importante alcornocal cantábrico— y de aldea abandonada de Pocieda, de las ruinas del monasterio de Tresantiago, del que se sabe que recibía peregrinos de ida y vuelta.

Tomando en consideración estas circunstancias, se señalizó con los  mojones oficiales —los que incluyen la cruz lebaniega en un sentido y la flecha jacobea en sentido contrario— un itinerario que sube de Potes hasta el puerto de San Glorio pasando por las localidades de Tudes, Tollo, La Vega de Liébana, Bores, Vada, Villaverde y Ledantes. El camino fue también marcado hasta Bores como sendero de pequeño recorrido PR-S6, pero fue posteriormente deshomologado por la Federación Cántabra de Montaña. 

Por otra parte, según se puede leer en varios testimonios encontrados en blogs senderistas, la señalización no es todo lo correcta que podría ser, pues solo ayuda si se camina de San Glorio a Liébana, mientras que en el otro sentido es fácil despistarse porque los mojones no están colocados pensando en la subida. La posibilidad de despistarse cuando se hace el camino en sentido subida, es decir, de Potes hacia San Glorio, puede producir más de un sinsabor, en especial a partir de Ledantes, donde comienza un largo tramo de casi veinte kilómetros sin poblaciones hasta llegar a Llánaves de la Reina, ya a la otra parte de San Glorio. 

Algo más de tres kilómetros después de Ledantes, en una bifurcación, el camino principal sigue por la derecha para salir a la N-621 a la altura del mirador del Rebeco, y por ella continúa hasta el alto. Es posible alcanzar el mismo puerto por una vereda que parte a la izquierda en la bifurcación (es el camino que sigue el track que facilitamos).

Las cruces lebaniegas desaparecen en el puerto y solo quedan las flechas amarillas. La bajada es rápida y cómoda hasta Llánaves de la Reina, pero después, para llegar a Portilla de la Reina, al viajero le asalta el dilema de si avanzar caminando por la estrecha carretera que se introduce en el desfiladero de la Hoz, o utilizar un camino que sube al monte y salva el desfiladero un centenar de metros por arriba. Este camino está señalizado como PR-23. El trayecto por monte es un poco más largo y gana un centenar de metros de desnivel (es el camino que sigue el track que facilitamos).

  • Longitud: 36,4 km.
  • Desnivel: +2201 y -1303 m.
  • Track: descargar mapa
  • Señalización: mojones con la cruz lebaniega y la flecha amarilla. Deficiente.
  • Alojamiento: la presencia de alojamientos en La Vega, Villaverde, Llánaves de la Reina y Portilla de la Reina facilitan dividir esta dura etapa en dos jornadas. Puedes ver todos los alojamientos en este pdf.
  • En bici: hasta algo más arriba de Ledantes es posible ir en bici porque se marcha por pistas de buen firma pero con fuertes pendientes. Después de Ledantes es inevitable salir a la carretera N-621 a la altura del kilómetro 126,5, más o menos donde está el mirador del Corzo.
  • Información: en este blog cuenta con mucho detalle —y buen humor— de todos los puntos conflictivos de este itinerario.
Más información
Contenido relacionado

Camino Vadiniense

Taxis en el Camino Lebaniego